miércoles, 23 de noviembre de 2016

Esto no es normal - Valencia 10K Parte I


La verdad es que ha sido la frase más repetida "Esto no es normal"... y es que  no era normal. Me lo he pasado genial y la verdad es que hacía mucho que no me divertía tanto en una carrera.

He conocido gente nueva y cosas nuevas de gente que ya conocía, así que no puedo pedirle más al fin de semana.

La cosa ha ido en este viaje claramente de
madrugones y "manías de runner pro". 


Al principio no me cuadraba ninguna, pero al final, sabes que no es normal y te acostumbras.

El viaje un placer con Fernan a los mandos de la nave estelar. También es cierto que saliendo a las 08:00 de la mañana, es difícil que se te haga tarde, pero esto no es madrugar, el madrugón vendría después.

Estos valencianos, la verdad es que lo tienen todo más que preparado para sacar el 100% al evento, en lo económico y participativo. Como no, eso pasa por que el corredor esté en su salsa y os puedo asegurar que no es normal lo en "tu salsa" que llegas a encontrarte.
Como todo corredor que se precie el "ansia runner" te lleva a ir a por el dorsal a primera hora (no sea
que se acaben). Esto indudablemente monta una pelotera importante si además se mezcla con la entrega de los vales para la "paella party" y la "pasta party", quitando esta aglomeración de la primera hora, lo demás está perfectamente dispuesto.

En nuestro caso, cuando te acompaña gente que sabe "esprintar" por los lados, no hay aglomeración que valga.

Este fue el primer momento en que coincidí con los chicos del TrainingRey, algunos ya conocidos y otros y otras, agradables descubrimientos (pero eso vendrá más adelante).

La feria del corredor en si, no es una cosa enorme, pero si que está bien organizado para poder transitar por ella y en caso de que puedas permitírtelo, comprar cachivaches y accesorios.
En mi caso lo que no pude evitar fue hacerme unos tiritos en el stand de "Valencia Basket" con un 100% de efectividad como podréis imaginar.

La bolsa del corredor completa a tope, de las que pesan de verdad por contenido y cosas de los folletos que también incluyen.

Esta gente lo tiene todo tan bien preparado, que el cuidado en el hotel está fuera de serie (también es cierto que estábamos en un Ilunion de 4 estrellas), se encargan de colocar un pack de bienvenida para corredores, así como un sobre completo con toda la información de rutas y transportes por la ciudad, amén de los horarios de los autobuses y una "pulserita" que te permite usarlos.

Con lo que si te pierdes es por quieres, o en mi caso por que eres un desastre.

Llegados a este punto hay que comer y como esto no es normal, comida y cena han de ser en un
italiano. Sin problemas, se va de italiano y se acabó. La comida la compartimos con los TrainingRey y yo intenté no salirme de mi plan, que si no a Jose mi
nutricionista de una dieta para ti, se va a coger un enorme disgusto. En este punto, ensalada de pollo con aguacate, que ya vendrán tiempos mejores.

Otra cosa que no es normal, consiste en que los maratonianos al parecer, duermen siesta el día antes... Pues no se hable más, a la habitación a leer un rato.

- Aprovecho para hacer un paréntesis y recomendar a los que son ochenteros, post-apocalípticos y con un punto friki (pero friki del guay),  Ready Player One de Ernest Cline, a mí me tiene engancahdísimo y me voy a beber las 400 páginas en cuatro días -

Y yá está todo hecho, la tarde es el preludio al madrugón, pero eso vendrá en la segunda entrada. Paseo por la zona cercana al hotel y de nuevo a cenar pasta/pizza, coincidiendo en el restaurante con Fernando Esteso. En honor a la verdad y viéndole la cara de serio, ninguno nos atrevimos a acercarnos a pedir un selfie, cosas del temor.

Los niños buenos (y los maratonianos) a las 22:00 en la cama, como no soy ni lo uno ni lo otro, a leer se ha dicho, que mañana a las 06:00 hay que desayunar que tengo un 10k.

Esto no es normal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada